Inicio > Blog > Consejos para que tu hijo no fracase en el salto hacia la ESO
consejos salto eso

El cambio desde la Educación Primaria a la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) es, sin duda, un momento crucial en la vida de todos los niños de 12 y 13 años, pues supone –en muchos casos– abandonar la infancia y, en cierta medida, comenzar la época adulta. Al menos, el entorno de estudio ya no será como antes: muchos cambian de centro, más profesores, nuevas materias… una serie de aspectos que hay que saber afrontar para que no afecten al rendimiento académico.

Desde nuestra experiencia como academia en Andújar, queremos en este artículo ofrecer algunos consejos para que los padres sepan ayudar a sus hijos durante este periodo, que también coincide con una etapa especial en su vida: la pubertad. La unión de ambas muchos la conocen como un “cóctel explosivo” por ser durante este tiempo en las que el joven quiere autoafirmarse en el grupo, lo que muchas veces se traduce en actitudes donde lo menos importante es sacar buenas notas. Tampoco hay que olvidar que, en el nuevo centro, en el caso de los institutos, tendrán que convivir con compañeros de hasta 18 años de edad, por lo que es habitual que intenten imitar alguna de sus actitudes.

Factores “de riesgo”

Pero regresando a las cuestiones académicas, uno de los aspectos más influyentes es que los alumnos cuentan a partir de ahora con un profesor por asignatura, de manera que el tutor apenas les imparte una de todo el programa, con lo que los demás se centran exclusivamente en que los estudiantes aprendan los contenidos y no en cuestiones de actitud o atención en clase, de ahí que tengan un trato menos paternalista y los comiencen a tratar como adultos.

Precisamente, muchos profesores de ESO se lamentan de que los niños llegan a esta etapa muy “infantilizados” por lo que adoptar la disciplina que requiere este nuevo periodo de formación les puede resultar muy complicado, lo que desencadena, por desgracia, en fracaso escolar. De hecho, según datos de 2013, el 14% de los alumnos terminaba repitiendo 1º de ESO, frente al 5’4 que lo hacía el curso anterior.

Para combatir todo ello, vamos a repasar los consejos que en su día formuló el pedagogo y orientador Jesús Jarque y que en nuestra academia en Andújar intentamos aplicar. Si tu hijo ha comenzado la ESO este curso ¡no dudes en ponerlos en práctica!

1. Ayuda a tu hijo a elaborar un horario diario de estudio (aunque no le manden deberes)

2. Entabla conversaciones sobre el instituto, las clases, los profesores…

3. Siempre que sea posible, mantén contacto con profesores del instituto o centro educativo para conocer cómo es el comportamiento de tu hijo.

4. Desconfía si con frecuencia tu hijo te dice que no tiene tareas que realizar ni nada que estudiar.

5. Vigila que el consumo de internet y aplicaciones como whatsapp no sea excesivo.

6. Incentiva los logros académicos (notas de exámenes, trimestrales, finales…) con alguna pequeña recompensa.

7. Vigila discretamente su círculo de amigos. En esta etapa entra en contacto con compañeros y entornos nuevos, a veces no muy positivos.

8. Estar atentos a posibles cambios de humor e intentar hablar de la causa de origen. Si no responde, intenta averiguarlo por otros cauces.

9. Toma todas las decisiones que afecten a tu hijo de mutuo acuerdo con tu pareja para que ambos tengáis una postura consensuada.

10. La más importante: no te canses de animar a tu hijo y aportarle entusiasmo. Elógialo y celebra con él todos sus éxitos.