Inicio > Blog > Cinco motivos para cursar Formación Profesional
academia formacion profesional

Este tipo de formación, hasta hace algún tiempo considerada como de “segunda división” frente a otras opciones como las carreras universitarias, se ha convertido en los últimos años en una opción muy demandada ente los jóvenes alumnos de nuestra academia en Andújar y por el resto de personas que buscan a través de ella una salida profesional más técnicas.

Curiosamente, se da el caso de muchos alumnos universitarios, que tras finalizar sus respectivas carreras, han optado por cursar un ciclo de Formación Profesional para completar su formación en un campo concreto.

Prácticas: el primer “punto fuerte” es el hecho de contar con un sistema de prácticas con mejor tasa de colocación que el universitario. De hecho, es un modelo donde las prácticas tienen un mayor peso de horas, lo que permite que el alumno se familiarice más y con mayor exactitud con la profesión que va a ejercer, por eso cuando sale al mercado laboral al finalizar sus estudios posee un desempeño profesional similar al de otro trabajador de su sector. De poco sirve poseer un excelente aprendizaje teórico si luego no posee las competencias necesarias para el día a día. Desde el primer día irás acumulando experiencia. Este hecho, que es una de las mayores críticas que recibe el sistema universitario, está ampliamente satisfecho en la Formación Profesional.

Mayor demanda: cada vez más, las empresas requieren de personas que sepan ejercer una tarea de manera eficaz y que no haya que enseñar prácticamente desde cero. En este sentido, el componente de “prestigio” queda relegado a un segundo plano frente a cuestiones más prácticas. Por ello, la Formación Profesional de Grado Superior supone una opción igual de válida que cualquier carrera universitaria, contando además, con la posibilidad de dar el salto a un grado si se desea posteriormente (lógicamente, superando las pruebas oportunas). Para ello, como academia en Andújar podemos prepararte adecuadamente.

Menor duración: otro motivo de peso para apostar por la Formación Profesional es su duración. Frente a los grados universitarios que duran en torno a los cuatro años (más la realización de un máster), los grados de FP requieren tan solo de dos para obtener un título de técnico que permita la entrada en el mundo laboral con totales garantías, pues 3 meses de este tiempo están dedicados íntegramente a la realización de prácticas.

Acceso: frente a la opción universitaria, cuya única puerta de entrada son los exámenes de selectividad (ahora conocidos como Evaluación para el Acceso a la Universidad), en los ciclos de FP se puede acceder a través de dos vías. Para el caso de los ciclos de grado medio se requiere o bien el título de haber superado la Enseñanza Secundaria Obligatoria o bien, si no se ha superado esta, el aprobado en un examen de acceso. Por su parte, para los ciclos de grado superior, se necesita el aprobado del Bachillerato o de un ciclo de grado medio. No obstante, también hay un tercer canal de acceso consistente en un examen. Es decir, es posible llegar al nivel máximo de FP sin haber obtenido el título de Bachillerato.

Coste: aunque el sistema de becas está muy desarrollado, la Formación Profesional, a priori, es una opción más barata que la carrera universitaria.

Hasta aquí algunas de las ventajas que desde Centro de Estudios Élite hemos recopilado si estás barajando matricularte el próximo curso en alguno de los 150 ciclos ofertados que hay en la actualidad y que están agrupados en unas 26 familias profesionales.