Inicio > Blog > Cinco beneficios de las clases de apoyo escolar
academia beneficios apoyo escolar

Con la llegada del segundo trimestre, tras las primeras notas del curso, muchos padres se plantean apuntar a sus hijos a clases de apoyo escolar para mejorar los resultados obtenidos y su futuro escolar. Pero desde nuestra experiencia como academia en Andújar queremos profundizar en otros beneficios importantes que poseen estas clases de refuerzo, a las que muchas veces se recurre como solución a posteriori aunque sus beneficios para mejorar y estimular un mejor aprendizaje son numerosos como veremos a continuación.

Deberes más rápidos: lo primero que hay que tener en cuenta es que durante primaria y secundaria el alumno está sometido a la realización de un buen número de tareas diarias, las cuales tienen que compaginar con otras actividades que a menudo se convierten en “prioritarias” para ellos frente a los deberes o el estudio. Precisamente, las clases de apoyo ayudarán al niño a aprovechar el tiempo al máximo y a concentrarse en un entorno adecuado sin distracciones.

Refuerzo de contenidos aprendidos: la mayoría de las ocasiones los estudiantes no pueden realizar con la soltura o rapidez necesarias las tareas que les han indicado porque no tienen bien aprendidos los contenidos vistos durante esa jornada en clase. Por ello, no es hasta el momento de hacerlas cuando aparecen dudas que ya no pueden ser resueltas, como mínimo, hasta el día siguiente cuando vuelvan a las aulas, lo que se traduce en deberes mal hechos o incompletos. Justamente, las clases de apoyo escolar ayudan a resolver todas las dudas el mismo día lo que se traduce también en deberes mejores hechos para la jornada siguiente.

Aprendizaje personalizado: las clases en los colegios están pensadas para grupos numerosos de alumnos frente a un profesor que tiene que cumplir una programación a lo largo del curso. Esta ecuación provoca que a causa del ritmo habitual el docente se adapte al nivel medio de los alumnos, por lo que algunos pueden quedar “descolgados” durante ese aprendizaje. Por su parte, en las clases de apoyo, donde los grupos de alumnos son muchos más reducidos, los profesores pueden detenerse más tiempo a explicar los contenidos y a resolver todas las dudas, adaptando las explicaciones al nivel de los alumnos, con especial atención a los menos aventajados.

Aprender a estudiar (mejor): durante la etapa de primaria también se persigue que el alumno adquiera los hábitos necesarios para desarrollarse como estudiante: gestión del tiempo, organización del material escolar, afición a la lectura… A  menudo las clases de apoyo escolar también contribuyen a corregir las malas costumbres que tenga el alumno en este sentido.

En este sentido, las técnicas de estudio y memorización aprendidas durante este tiempo, si no se practican y se adoptan como rutinarias durante el día a día, pueden olvidarse y caer en saco roto. Pero si un profesor las estimula e inserta al estudiante en un ámbito adecuado, puede hacer que naturalice estas técnicas como algo habitual y las ponga en práctica a lo largo de toda su vida.

Preparar mejor los exámenes: para terminar, hay que tener en cuenta que durante esos años también se corre el riesgo de aprender hábitos poco beneficiosos como el de dejar la preparación de los exámenes para el último momento. Las clases particulares no solo contribuyen a llevar las tareas al día, sino que también repasan contenidos y los mantienen frescos hasta la fecha del examen, con lo que aparte de reducir el tiempo de estudio para el examen, contribuirá a tener los contenidos mejor aprendidos.

Hasta aquí muchos de los beneficios del apoyo escolar. Si consideras que tu hij@ podría sacar mejores notas o percibes que tiene algún déficit de concentración, no dudes en contactar con nosotros. ¡Estaremos encantados de ayudaros!