Inicio > Blog > 3 Razones para instalar gas natural en tu hogar
comercializadora gas natural barata

El gas natural está presente prácticamente en todas las ciudades y es una alternativa más para poder contar con agua caliente y con calefacción en los hogares. También se utiliza para las cocinas. Pero, ¿merece la pena? La verdad es que sí y te damos tres razones de peso que sustentan nuestra afirmación.

1) Ahorro

El gas natural supone un ahorro muy importante respecto, por ejemplo, a la electricidad cuando hablamos de hogares con calefacción. Solo hay que comparar el mercado y buscar la comercializadora de gas natural más barata y hacer números para ver cuánto dinero se puede dejar de gastar si se opta por el gas para cubrir las necesidades de calefacción y agua caliente en el hogar.

2) Comodidad

El gas natural es muy cómodo y seguro. Para empezar, no hay que tener en casa bombonas que no es la primera vez que causan accidentes de gravedad. Pero, además, solo con una llave que se conecta al domicilio se tiene el gas necesario para cubrir todas las necesidades del hogar.

Con el gas natural nos olvidamos de los incómodos depósitos eléctricos para el agua caliente, que además son caros de mantener. Nos olvidamos también de las peligrosas calderas caseras de gasóleo que necesitaban tener el combustible acumulado con el consecuente riesgo para toda la familia. O de tener que utilizar la lavadora de noche debido a las tarifas nocturnas para poder mantener la calefacción eléctrica.

Ya no hay que preocuparse de espaciar los horarios de las duchas para evitar quedarse sin agua a mitad de la misma. Por supuesto, tampoco nos vamos a quedar sin gas, como sucede con el butano, porque el flujo del suministro es continuo y en cualquier momento que haga falta.

3) Ecología

El gas natural es hoy la opción más ecológica para el hogar dentro de los combustibles fósiles, que son los utilizados por la gran mayoría de los consumidores. Tanto por la forma en la que el gas se obtiene,  por su procesamiento o por como se transporta como por los residuos que deja en la combustión, está considerada la alternativa menos contaminante de las que podemos utilizar en los hogares.

Nuestra responsabilidad como consumidores está en elegir siempre las formas más ecológicas de consumir la energía que necesitamos y hacerlo siempre de una manera responsable, sin derrochar. Si además elegir la opción más ecológica nos ayuda a ahorrar, mejor todavía y más motivo para inclinarse por ella.