Inicio > Blog > 10 consejos para aprender a afrontar los exámenes finales
academia andujar examen

Junio es un mes transcendental para muchos de nuestros alumnos, si no para todos. La llegada de esta época significa para la mayoría el final del curso y, por tanto, la etapa de evaluación del trabajo de casi todo un año. Como Academia en Andújar sabemos que estas semanas se viven días de agobio y horas de estudio preparando los exámenes finales y la entrega de los últimos trabajos. Como en otras facetas de la vida, hay que aprender a afrontar el cansancio, la pereza y al aburrimiento. Por ello, hemos preparado este artículo con algunas claves.

Uno. Motivación: es fundamental encontrar una motivación antes de comenzar el estudio. Pensar en positivo es imprescindible para encarar el tiempo que le vas a dedicar con energía y optimismo. Comienza por dedicar cinco minutos a organizar los materiales que vas a utilizar y a elegir un método adecuado.

Dos. Ejercicio físico: hay estudios que defienden que hacer ejercicios antes del estudio sirve para estimular el riego sanguíneo del cerebro, lo que influye en una mejor concentración para el aprendizaje.

Tres. Distribuye el tiempo: aunque lo ideal es estudiar todos los días, bien es cierto que no siempre se puede cumplir con ello debido a los compromisos del día a día. Pegarse un atracón de estudio antes de un examen nunca es recomendable, porque los contenidos no se asimilan igual. Desde Centro de Estudios Élite te recomendamos estudiar, al menos, cinco días antes de la fecha.

Cuatro. Utilidad práctica: intenta buscarle a todo su utilidad práctica. Cuando proyectamos algo aprendido sobre un ejemplo de nuestro entorno asimilamos mejor ese contenido por el esfuerzo que supone. La imaginación puede ser en este caso una buena aliada para fijar mejor los contenidos, pues seguramente no se nos olviden al terminar el examen y le encontraremos cierta utilidad para nuestro día a día.

Cinco. Ensayos: busca a algún amigo o familiar al que puedas exponerle los contenidos que estás estudiando. ¡Intenta ser tú el profesor! Lo mejor es convencer a un compañero de clase que esté estudiando lo mismo que tú, pues así podréis corregiros mutuamente.

Seis. Materiales: hay muchas fórmulas que sirven para consolidar conocimientos, una de ella es el sistema Leither, el cual consiste en escribir en unas tarjetas posibles preguntas sobre los contenidos que se están estudiando para luego, al azar, formulárnoslas a nosotros mismos. Aquellas que no sepamos responder las colocaremos en un montón aparte para saber qué materias tenemos que repasar. En nuestra academia aplicamos en ocasiones este recurso.

Siete. Memorización: la mejor técnica es el aprendizaje lógico, no la memorización como si fueras un libro. Así no correrás el riesgo de “perder el hilo” y quedarte en blanco. Un buen recurso es intentar explicar con tus propias palabras la materia, así los retendrás mucho mejor.

Ocho. Música: hay varios estudios que recomiendan escuchar algo de música para ejercitar el cerebro, lo que servirá para estar más concentrados y de mejor humor. Pero cada caso es un mundo. Todo es cuestión de costumbres.

Nueve. Desconecta: cuando menor es el nivel de estrés, más se aprende. La clave es saber combinar los periodos de ocio con los de estudio. No te pegues un empacho el día antes, los agobios no son lo mejor el día antes del examen. Descansa y relájate cuando lo necesites, pero siempre de forma ordenada. ¡Organízate y habrá tiempo para todo!

Diez. ¡Concentración! Es fundamental que el cerebro se centre en lo realmente importante, por eso no es nada bueno hacer dos cosas a la vez (como estudiar o estar pendientes del whatsapp). Aunque creas que estás ahorrando tiempo, a la larga ocuparás más.